NARANJOS

puerta de entrada a la
Sierra de Otontepec y
la Laguna de Tamiahua 
 

La Sierra de Otontepec y la Laguna de Tamiahua son dos importantes regiones de la Huasteca Veracruzana que tienen mucho que ofrecer a propios y extraños. El centro de esta extensa zona es la ciudad de Naranjos, cabecera del municipio de Naranjos-Amatlán, de donde el visitante puede desplazarse hacia cualquier punto de interés, no en balde a esta localidad se le llama “La puerta de entrada a la Sierra de Otontepec y la Laguna de Tamiahua”.

 

   

  

LAGUNA DE TAMIAHUA

De la ciudad de Naranjos parten dos carreteras estatales que conducen a la Laguna de Tamiahua, una de ellas denominada precisamente Naranjos-Tamiahua, actualmente asfaltada aunque con algunas partes en malas condiciones, incluyendo el paso del arroyo El Salto en los límites de ambos municipios, donde hace falta un puente, por lo que en temporada de lluvias es difícil cruzar de uno a otro lado.

La segunda es la llamada Brecha Huasteca, vestigio de la que fuera una de las primeras vías vehiculares de la zona, ya que fue construida por las compañías extranjeras que explotaban el subsuelo antes de la Expropiación Petrolera; de hecho esa fue la ruta original de Mata Redonda (frente a Tampico, en la margen opuesta del río Pánuco) a los campos petroleros de la región como San Gregorio, La Laja, San Jerónimo y San Diego La Mar (Mamey), que ahora están convertidos en poblaciones pesqueras y ganaderas.

Naranjos es el centro de actividades de esas localidades y de otras más situadas sobre la Brecha Huasteca y sus ramales, de las que pueden mencionarse Higueros, Reforma, Saladero, Cucharas y Alto del Tigre, de entre varias sitas en los municipios de Tamiahua, Chinampa de Gorostiza, Tamalín, Tantima y Ozuluama. 

La Laguna de Tamiahua está situada en el litoral del Golfo de México, entre los ríos Pánuco y Pantepec (Tuxpan), y presenta los siguientes rasgos fisiográficos: la existencia de numerosos arroyos, en su mayoría de flujo estacional; varias islas, entre las que destacan las denominadas Del Toro, Juan A. Ramírez y Del Ídolo; una extensa barrera arenosa (Cabo Rojo); canales que la conectan con los ríos Pánuco y Tuxpan; una boca angosta en la porción sur y rasgos morfológicos que indican la evidencia de antiguas bocas.

El clima en la región es sub húmedo con evaporación moderada, fuertes lluvias y seco en el invierno. Con excepción de las tormentas con vientos del norte en verano, prevalecen vientos del este en invierno. Su forma es alargada y tiene una profundidad media de 2 a 3 metros.

La barrera arenosa de Cabo Rojo es de forma angular y está constituida principalmente por arenas cuarcíticas; en su porción norte hay grandes dunas activas que disminuyen hacia el sur. Existen dos sistemas de bermas truncadas entre sí y, en sotavento, un crecimiento local por los manglares.

Frente a la costa se encuentra una cadena de arrecifes coralinos vivos; en la barrera de Cabo Rojo existe, en el subsuelo, un arrecife coralino muerto y en el fondo de la laguna otro más, también muerto.

La Laguna de Tamiahua es productora de diversas especies animales comestibles entre las que se encuentran una gran variedad de peces, jaiba, ostión y especialmente el camarón, cuyo sabor lo distingue de los que provienen de cualquier otro vaso acuífero del país. Sin embargo, la contaminación generada por la mano del hombre y la falta de programas oficiales que incentiven la actividad económica han hecho que la pesca se vea mermada en la actualidad y que algunas variedades de las mencionadas se encuentren en riego de extinción en esta zona.  

  

 

SIERRA DE OTONTEPEC

A Naranjos se le considera como la puerta de entrada a la Sierra de Otontepec, región en la que se localizan varias poblaciones cuyos habitantes realizan gran parte de sus actividades en esta ciudad. 

La Sierra de Otontepec fue declarada como Área Natural Protegida en la categoría de Reserva Ecológica mediante decreto publicado en la Gaceta Oficial del Estado, de fecha 2 de marzo de 2005. 

Se ubica en la zona norte de la entidad veracruzana y su límite está determinado por la curva de nivel de los 350 metros sobre el nivel del mar, lo cual comprende una superficie de 15 mil 152 hectáreas en los municipios de Ixcatepec, Tepetzintla, Chontla, Citlaltépec, Tantima, Tancoco, Cerro Azul y Chicontepec.

Como ya se mencionó, su principal acceso es partiendo de Naranjos por la carretera estatal Naranjos-San Sebastián, la cual se encuentra asfaltada aunque presenta marcado deterioro en algunos puntos. También se puede acceder desviándose de la carretera federal México 127 Alazán-Canoas a la altura de Piedras Clavadas o de San Sebastián, cerca de Tantoyuca. 

La Sierra de Otontepec resulta de gran interés desde el punto de vista de su biodiversidad, ya que se tienen reportadas 365 especies de flora. Los tipos de vegetación más representativa en la zona son las propias de Bosque de Encinos, cuya especie dominante es el encino (quercus oleoides), y de Selva Mediana Subperennifolia, representada por especies como: ramón (brosinum alicastrum), cedro (cedrela odorata), chicozapote (manilkara zapota) y palo mulato (bursera simaruba). 

Asimismo, se han registrado especies en peligro de extinción, a pesar del escaso conocimiento que se tiene sobre la flora de esta zona, entre las que se encuentran el helecho arborescente (nephelea mexicana), el zapote (diospyros riojae) y la palma (chamaedora elegans). Es probable que existan más especies raras, posiblemente endémicas y en peligro de extinción, sin embargo, por la falta de un mejor conocimiento de la flora de esta región no han sido determinadas hasta el momento. 

La diversidad faunística en la zona está fuertemente asociada a los tipos de vegetación existentes; un gran número de estas especies está incluido dentro de la NOM-059-SEMARNAT-2001 bajo la categoría “en riesgo”, lo que las hace importantes para su protección. Entre ellas destacan el águila caminera (buteo magnirostris), el aguililla gris (buteo nitidus) y el tucán pico de canoa (ramphastos sulfuratus). Dentro de anfibios y reptiles hay ranas del género eleutherodactylus y el lemancito coronado (laemanctus serratus); en lo que se refiere a mamíferos está el tejón (nasua narica), la martucha (potos flavus), el viejo de monte (eyra barbara) y el oso hormiguero (tamandua tetradáctila). 

La Sierra de Otontepec proporciona múltiples servicios ambientales. Principalmente funciona como fuente de captación de agua, pues provee del vital líquido a núcleos poblacionales de los municipios de Chicontepec, Álamo Temapache, Tepetzintla, Tantoyuca, Ixcatepec, Chontla, Citlaltépec, Tantima, Tamalín, Chinampa de Gorostiza, Tancoco, Cerro Azul, Tamiahua, Ozuluama y Naranjos. 

 

About these ads